Archivo del Autor: Yo Estudié en la Pública

Por una educación laica

 Europa Laica

De cómo convertir el Quijote en alambrada de apartheid educativo

apartheid soneto avelino_araujo

(A vueltas con las evaluaciones externas en la Comunidad de Madrid)

Evaluar la competencia lectora en 3º ESO con un texto del Quijote es, además de un despropósito, un grave agravio comparativo para el alumnado inmigrante.

Sin duda alguna, los centros que tengan escolarizados a más estudiantes cuya primera lengua no es la lengua de Cervantes, sacarán peores notas.

Luego la Comunidad (de Madrid) publicará unos rankings de centros que “certificarán objetivamente” la calidad de los mismos. Los centros con buenas notas serán los buenos. Los centros con malas notas serán los malos.

A los malos se les propondrá como plan de mejora que dediquen más horas (incluso las de tutoría) a la preparación de la prueba: morfosintaxis por un tubo y, quizás, más horas de Quijote. (Y como andamos de efemérides, quizá de Góngora y Quevedo, por si caen el año próximo).

La clasificación de los centros será publicada a bombo y platillo por la Consejería de Educación aduciendo la necesaria transparencia y rendición de cuentas de sus docentes.

Como los centros que estén muy arriba en el ranking serán muy demandados, dichos centros podrán seleccionar a su alumnado dando, por ejemplo, un punto adicional en los baremos de admisión a quienes sacaron buenas notas en la evaluación externa precedente.
La composición social de los centros se polarizará más y más y tendremos una sociedad cada vez más fracturada e injusta, pues segrega a su alumnado y ofrece más oportunidades a quienes más tienen.
La ciudadanía -alumnado, profesorado y familias- no verán escapatoria a este perverso bucle de competitividad e individualismo, pues desafiar las instrucciones de arriba hace temer severas represalias.

¿Alguien se cree de verdad que la calidad de la educación de un centro depende de que se conteste con más o menos pericia a unas preguntas sobre un texto del siglo XVII y se analice sintácticamente una oración?
Pobre Don Quijote, él si comprometido con ayudar a los menesterosos y socorrer a quienes consideraba víctima de injusticias. Si supieran que quieren convertirlo en alambrada que separa a los afortunados de los infortunados…
Y pobres estudiantes nuestros, que anteayer leían con estupor un texto indescifrable, dicen que bellísimo, pero lleno de palabras que dejaron de usarse hace más de 300 años.

 

Las evaluaciones externas de hoy, antesala de las reválidas de mañana

Oponerse a las CDI

Hoy han tenido lugar las (mal llamadas)  Pruebas de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI) en la Comunidad de Madrid para 3º de ESO: ensayo general de las reválidas que la LOMCE impondrá en todo el Estado. Alertamos de la obsesión que esta cita anual está desatando. Una cita, además, cuya única función es el establecimiento de rankings de centros. El sacrificio de los valores auténticamente formativos que se encuentran fuera del marco de las CDI es ya, lamentablemente, un hecho palpable en los institutos de Madrid.

Se echa en falta en el profesorado una mirada más crítica, menos sumisa, ante unos exámenes sostenidos en un clima de lucha por ver quién escapa de los últimos puestos. Porque enseñar ya no es el objetivo. El objetivo es vencer, salir airoso, salvar el pellejo del centro. Y porque los alumnos y alumnas ya no son un fin, sino un medio para conseguirlo.

Con las reválidas a la vuelta de la esquina, y observando el viraje que en Madrid han impuesto las CDI en los curso que las sufren, apelamos al compromiso que los docentes tienen con su profesión, mucho más noble que el de modelar estudiantes artificiales para una sola prueba. En palabras de Saint Exupéry, “en la vida no hay soluciones, sino fuerzas en marcha”. Luchemos, pues, por el carácter transformador que la escuela democrática nos exige y situemos al alumnado en el lugar que se merece.

No a las CDI, no a las reválidas.