Archivo del Autor: Yo Estudié en la Pública

Comunicado de Yo estudié en la pública tras el Pacto PSOE-Ciudadanos.

image1Desde Yo Estudié en la Pública valoramos con extrema preocupación el pacto PSOE-Ciudadanos. Tras la lectura de la parte del documento que se refiere a la educación, entendemos que Ciudadanos ha logrado por fin situar el debate educativo en su terreno. No olvidemos que su programa está en manos de Luis Garicano, quien atribuye a la educación una dimensión fundamentalmente económica. La brújula educativa es precisamente esa: “habilitar mecanismos que adapten lo que se aprende a las necesidades del mercado”.

Sigue leyendo

El Libro Blanco de Marina y sus referentes “pedagógicos”: McKinsey & Co.

PrivatePara revestirlo de una autoridad incontestable, el Libro Blanco de José Antonio Marina está plagado de citas bibliográficas, de artículos con títulos extranjeros, que aportan un aire de infalibilidad técnica y académica a sus propuestas. Convendría por tanto aclarar que no hay informes de ideología neutra y que, en el caso de este libro, la mayoría de ellos transita en corrientes de un pensamiento neoliberal poco disimulado.

Veinte veces menciona el Libro Blanco la consultora estadounidense McKinsey & Co. Que esta consultora trabaje indistintamente en el campo del armamento, la sanidad o la educación debería hacernos entender que el desarrollo de sus encargos no tiene por qué contemplar la autoexigencia de la ética. Como convencido exponente del entramado neoliberal, Mckinsey responde al dictamen de sus leyes: trabajar para quien paga y, por supuesto, a beneficio de quien lo hace.

Así se entienden los esfuerzos extraordinarios que empleó para impedir la universalización de la asistencia sanitaria en EE UU, su protagonismo en la privatización del ferrocarril en Inglaterra o las recomendaciones de llevar a cabo recortes brutales en la sanidad de este mismo país. Tras estas operaciones, clientes privados tienen parte de su trabajo resuelto para transformar en negocio de unos pocos los derechos de todos. Así pues, lo mínimo que le podemos conceder a McKinsey es su concienzuda voluntad de invadir nuestros centros públicos de todas esas reglas que el mercado tiene para competir sin necesidad de considerar la igualdad, la cooperación, la sostenibilidad o la defensa de los Derechos Humanos como figuras obligadas en sus ecuaciones finales. Al fin y al cabo, más que necesitarlas, la rentabilidad económica exige que queden al margen. Sigue leyendo

Más allá de París, por Xavier Besalú

Los asesinatos de París por parte de militantes del Estado Islámico escapan a cualquier intento de comprensión racional, pero nos interpelan acerca de nuestras relaciones con el Islam, más allá de la condena sin paliativos y de la compasión por todas las víctimas.

Hace 22 años, el politólogo norteamericano S. P. Huntington pronosticó que los conflictos que cabía esperar del siglo XXI ya no serían entre bloques políticos diferentes (por ejemplo, Rusia y sus aliados contra Estados Unidos, o China contra Japón), ni entre conjuntos geográficos diversos (África contra Europa, el Norte contra el Sur, el Este contra el Oeste….), sino entre lo que él denominaba civilizaciones, y que definía como entidades culturales esencialmente marcadas por la religión. De entre todas ellas, señalaba que el punto de fricción más inmediato se produciría entre la civilización occidental (la suya, la nuestra, de tradición cristiana) y la civilización islámica, tanto por motivos históricos como por el peso de las migraciones de personas de tradición islámica hacia los países de Occidente.

Este tipo de pronósticos, más que prever acontecimientos, lo que hacen es convocarlos, preparar el terreno para que efectivamente se den, justificar las políticas que se quieren impulsar y que, sin estas profecías, parecerían injustificables. En este sentido, el miedo de Occidente hacia el Islam se habría manifestado en dos direcciones complementarias: por una parte, hacia fuera, con acciones de ocupación y de guerra, en ocasiones preventiva, en ocasiones represiva; por otra, y hacia dentro, con acciones, primero simplemente toleradas pero paulatinamente normalizadas, de hostilidad, xenofobia y racismo. Sigue leyendo