Archivo del Autor: Juventud Sin Futuro

Madrid con nosotr@s: aprender participando

el nuevo enemigoContrariamente a lo que habitualmente se dice para justificar la necesidad de un pacto educativo, en el Estado español, a pesar de los diferentes cambios legislativos en esta materia no ha habido una transformación profunda de nuestro sistema educativo que diera una respuesta democrática real que fomente la participación de toda la comunidad educativa y que proponga nuevas formas de aprender. Desde las últimas décadas, lo que se ha venido haciendo es el desarrollo de políticas educativas neoliberales siguiendo las directrices que emanan de organismos supranacionales que no han sido elegidos democráticamente. Desde los sectores disidentes con el proceso de mercantilización de los espacios educativos, se suele criticar la cada vez más estrecha relación entre las universidades y las empresas, la reducción sistemática de inversión pública en educación o el desigual acceso a la educación (precio de los libros escolares, tasas universitarias, asistencia obligatoria, horarios desorbitados etc.) Pero mercantilizar la educación no es solo esto, si no también enfocar el conocimiento que se enseña en las aulas a una realidad social y económica muy concreta. De esta forma, la educación que vivimos está basada en la competitividad, la eficiencia de resultados, el rechazo a la creatividad y el pensamiento crítico, el trabajo individualista y, en definitiva, la supresión de prácticas colaborativas y cooperativas. Sigue leyendo

Faltan 45.000 estudiantes que no pudieron pagar las tasas ¿Qué hacemos?

1425502_302268366641492_4263196369262152873_nEl nuevo curso académico ha empezado ya en todas las universidades públicas españolas, pero ya nada volverá a ser lo mismo. En agosto nos enteramos de que entre 2012 y 2014 la universidad había perdido 45.000 alumnos. Nadie se acordaba de ellos, no aparecieron en los discursos de los decanos, el ministro no compareció, y sus sitios en las aulas donde antes asistían a las lecciones fueron olvidados y ocupados por otros estudiantes.

Desde que en 2011 empezaran a subir las tasas universitarias, todos los que estudiamos en la universidad pública hemos conocido a  compañeros que no han podido hacer frente al pago de la matrícula  porque les denegaban la beca del ministerio, o porque simplemente su  economía familiar ha obligado a tener que decidir entre la enseñanza universitaria o seguir pagando la hipoteca. Todos los estudiantes lo saben.
Sigue leyendo

Pongamos que hablamos de Madrid

noesciudad¿Recuerdas ese cartel de la plaza de tu barrio en el que se podía leer «Prohibido jugar a la pelota»? Tú jugabas y nadie se preocupaba. Tu madre sabía que estabas a salvo. Hoy, 15 años más tarde, ese cartel ya no está. En esa plaza ahora solo hay mesas de una terraza en la que tomarte una caña te cuesta 3 euros. Esa misma plaza en la que la multa por tomarte una cerveza de una lata comprada en el chino de la esquina son 600 euros. Mucho más de lo que cobrarás este mes en el curro que te has visto obligado aceptar por las tardes para terminar los estudios este año. A tu madre le han echado del trabajo y ya no puede pagarlo. Ahora sí está preocupada. Además, sabes que dentro de una semana comienzan los exámenes y quieres quedarte a estudiar hasta tarde porque no puedes permitirte suspender, pero recuerdas que no puedes ir a la biblioteca de tu barrio porque ya no abre 24 horas. Sigues caminando y ves a un hombre mayor apoyandose en la pared, ya no hay bancos donde sentarse, solo quedan de esos que estafan a la gente. Sigue leyendo